martes, 18 de diciembre de 2007

TAN SOLO UNA COSA


como si me arrancaran el corazón del pecho y me lo enseñaran mientras sigo moribunda en el suelo. . . así me siento ahora.

Dios te da y te quita a su antojo. Ayer me hizo tener en mis manos lo que más quería, y hoy me lo ha quitado.

Tantos rezos, tantas horas de oración para que me preservara solo una cosa… y no ha sido capaz.

¿Como puede ser el todo poderoso, si no es capaz de hacer feliz a una sola persona en el mundo?

Todo el mundo llora, sufre, sangra, grita, siente dolor… hay guerras, odio, muerte y maldad. ¿pero por qué lo permite? Se supone que es él el que tiene el poder del universo en sus manos.

Yo tan sólo le pedí ser feliz, y no pudo hacerlo. Tan sólo le pedí que me dejara ser feliz con lo que tenía. Y me lo arrebató…

Ya no puedo creer en su palabra, ni volverle a rezar y perder más el tiempo. Ahora sólo me queda llorar y consolarme con el vacío que ha quedado en mi pecho después de haberme arrancado el corazón. Mirar como se aleja todo lo que tuve y me quitó sin razón, y esperar a que llegue el día en que deje de sentir.

3 comentarios:

jordan128 dijo...

No es un buen momento para ti.En momentos asi, solo tienes ganas de llorar.Quiza yo no sea una persona ala que veas mucho,pero alguien me dijo una vez,que alos verdaderos amigos amigos se los lleva en el corazon.Creeme cuando te digo,en los ultimos años solo he deseado lo mejor para ti y que esa persona que esta hay arriba tambien me ha fallado.Te escribo para darte animos porque se como estas y se que tus lagrimas seguiran haciendo acto de presencia.Un Beso muy fuerte.

Anónimo dijo...

Yo ya hace tiempo que le volvi la espalda a ese bastardo sentado en su trono dorado mirando ocioso sin hacer nada mas que burlarse de los males ajenos no estas sola siempre contaras con el apoyo del viejo leon ten paciencia pues todo llega no confies en el mira al frente y escucha los buenos consejos cuidate y se fuerte

Anónimo dijo...

El dolor es el altavoz que usa Dios para los sordos, solo debes temer a que sufrir no tenga razon alguna...