miércoles, 29 de septiembre de 2010

Desde una centrica calle de Madrid

Este fin de semana vi una pareja de ancianos pasear por una muy concurrida calle de Madrid capital. Era una imagen conmovedora.
Ella casi no podia ni andar, aferrada al brazo de su marido, que la sugetaba con la poca fuerza que le queda.
Entrados en canas, con toda una vida juntos, paseando despacito recordando aquellos años en los que las arrugas no modificaban sus sonrisas.
Me pregunté en ese momento, cómo estaré yo a su edad, y si tendré algo parecido. Alguien de quien aferrarme cuando mis fuerzas mengüen por el tiempo. Alguien con quien recordar los años de juventud. Y la respuesta resonó en mi cabeza y en mi pecho como un fuerte mazazo.
NO.
No quise seguir pensandolo, e intenté centrarme en mi compañía. Mi padre y mi hermana mayor. No quise pensar más, y consolarme con que mi padre es mayor y feliz.. pero no es asi, también está solo después de 28 años de matrimonio. Y ahora está sólo, al igual que mi madre.
Ninguno de los dos tiene a nadie que le agarre así del brazo cuando vayan paseando por una calle, en la que el resto de peatones no tengan piedad y pasen indiferentes a su lado, ignorando toda aquella ternura como la que desprendía la imagen de los dos ancianos.
Intento imaginar que algún día yo encontraré a alguien que me acompañe en un paseo. Alguien que quiera tenderse sobre la fresca hierba de un parque a contar las nubes que pasan. Alguien que desee tanto como yo rozar su mano con la mia.
Pero cada vez lo veo más difícil, porque esa persona no tiene cara aun... y la que ya habia imaginado se ha esfumado para siempre. Aunque todavia quedan resquicios de él por los cajones de mi corazón, los cuales no estoy segura de querer terminar de eliminar del todo..
Lo siento de veras si lees esto en algún momento, e imagino que lo harás. Pero sé que es imposible que podamos recrear en algún momento la tierna imagen de los ancianos paseando por el centro de Madrid. Simplemente porque ya he abandonado esa esperanza al saber que es totalmente incompatible con mis sueños. Tú buscas una cosa, y yo otra totalmente distinta. Y aunque algun dia nuestros caminos se vuelvan a cruzar, sé que será igual de imposible que ahora.
Se que te he mentido, que aun te quiero, que me duele verte, hablar contigo, pero no puedo evitar hacerlo. No puedo renunciar a ti.. por lo menos aun no. Sólo te deseo lo mejor, que consigas ser feliz sin mi. Que me llores si es necesario, que me sueñes si es lo que quieres, pero que con el paso del tiempo me olvides y sólo quede de mi un bonito recuerdo de tiempos pasados y lo vayas hablando de la mano con otra persona, por una centrica calle de Madrid, los dos muy arrugados..

2 comentarios:

Salem dijo...

..aún eres demasiado joven como para dar ese tipo de prioridades, la verdad. A todos nos asalta la duda en algún momento, nos entra ese 'pánico' a morir solos, o como tú dices.. de no tener un brazo en el que buscar cobijo.

Sin buscarlo, casi sin saberlo y sintiendolo.. todo viene solo. No tengas prisa y disfruta..

..y si me aceptas el consejo, búscalos 'amueblados' y sin compromisos ;) Solo traen problemas.

Luna dijo...

No son mis prioridades.. simplemente mis reflexiones, pero sola o no, moriré igualmente.. no crees?
No busco nada.. todo me ha llegado de sopetón.
Amueblados o no.. comprometidos o no.. siempre traeis problemas xD