lunes, 26 de julio de 2010

Al fin y al cabo, parece que no estoy tan sola en esto


Jamás me gustó que nadie me tocara el pelo.. salvo tú. Esas caricias a escondidas, tu perfume que bañaba toda mi ropa al bajarme del tren.
Eché tanto de menos aquellos momentos bilbilitanos, aquellas escapadas sin que nadie nos viera, las furtivas miradas y que nadie supiera qué, cómo ni cuándo estaba pasando todo aquello.
Esos besos en las largas noches imaginarias y de nuevo, tus caricias. Aun guardo una de tus cartas, la última en la que me dices que sabes que no te elegiré.. aquella en la que nos despedimos y nos dedicamos esas últimas y tan tiernas letras.
Ojalá jamás se hubiera escrito esa carta.. ojalá jamás hubiera decidido romper mi corazón por algo que sabía que no llegaría a ninguna parte, ojalá sólo se hubiera roto mi corazón.
Te he echado tanto de menos.. he soñado cada noche con volver a acariciarte.. te juro que nunca en la vida yo podré olvidarte.. ¿te suena?
Zenit ponía banda sonora a nuestros sueños, mientras que Huecco contaba nuestra historia.. ¿por qué te dejaría marchar en aquel momento?

Lo único que me anima a seguir adelante, es que me estas apoyando en todos estos momentos tan duros que estoy pasando, que estas hay, como siempre lo has estado, que nunca me olvidaste y que estas aquí ahora que te necesito. Que aunque sea yo la que quiere seguir (por momentos) con esto, sé que cuento con un magnifico ejemplo a seguir para generaciones venideras, que el día que tú seas padre, me encantaría poder verlo, ya me entiendes ;). Sé que un "te quiero" es muy típico, pero sabes que soy algo tradicional.. Te quiero. Y perdoname por dedicarte las letras que tanto te dije que no lo haría.. pero soy débil y mi corazón puede con mis manos.