jueves, 11 de noviembre de 2010

Breve historia de dos desconocidos














Se miraron a la cara y no se reconocían. Después de tantos años de relación, eran dos desconocidos el uno para el otro. Fruncieron los ceños y cambiaron de dirección las miradas.

No se quisieron dar cuenta de que aun sentian algo mutuamente, porque el rencor era más fuerte para ellos que la vida, la familia y el amor juntos.

Una vez se creyeron a salvo, recogieron sus bísceras del suelo y siguieron su camino. Aunque no eran capaces de acabar con todo de una vez, puesto que significaría no volver a verse jamás.

Los orgullos heridos pudieron más que los corazones rotos. Y una vez más no se dirigieron ni una palabra, deseando decir tantas cosas... Los te quieros que en una época ocupaban sus labios, ahora se pudren en el recuerdo y pobrocan daños donde antes creaban suspiros.




(Os lo dedico a vosotros.. que aunque no lo sepais, aun os quereis, pero estais condenados a vivir el uno sin el otro el resto de vuestras vidas, por culpa de vuestro orgullo herido).

5 comentarios:

Salem dijo...

Si quieres a alguien el orgullo no tiene cabidad por ninguna parte, mires por donde lo mires. El amor no entiende de orgullos ni de problemas, de palabras mal dichas ni de miradas de reojo.

Otra cosa és el miedo a los demás, a reconocer que quieres a una persona y no te atreves a confesarlo por miedo a los comentarios y las reacciones ajenas.. Aunque, como te digo, cuando quieres a alguien.. lo demás importa más bien poco. Tú precísamente sabes que hablo desde la experiencia más cercana y más vil.. ;) Pero esa ya es otra historia.

Rosendo te invita cualquier tarde a dar un paseo, habrá cesped, chuches y una pelota medio descuartizada (Si llega..).

Luna Toletana dijo...

Agradezco y acepto de buen grado esa invitación =) Rosendo es un solete.

Los orgullos lo único a lo que llevan es a la soledad y al arrepentimiento. Lo estoy viendo cada día más claro. Pero cuando no te queda otra cosa, más que el orgullo.. ¿qué más puedes hacer?
El miedo es una escusa barata, una máscara para no decir lo que en realidad se siente.
En ocasiones, por más que se quiera a una persona, el mundo es demasiado pesado sobre tus hombros.

Repito que ese paseo con Rosen es una de los mejores planes que he oido desde hace mucho (y ultimamente vivo planeando cosas.. jajaja) xD

Salem dijo...

Si decides seguir arrepintiendote y sola, al menos hazlo en compañía de un chupachups, endulzarás el momento ;) Sino.. yo de tí me pondría manos a la obra. Ya sabes, el que no juega no gana.. o aquello del '¿Y si..?'.

Últimamente no te pillo conectada, pero vaya, todo sería ponernos de acuerdo. Sabes mi teléfono, por lo que una llamada (En oculta) no estaría nunca de más.

No planees y pon los pies sobre la tierra.. Se vive mejor de lo que encuentras por el camino a lo que ves desde las alturas ;)

Luna Toletana dijo...

Si no hablo de mi!! xD en este post y en mi comentario, me refería a mis padres XDDD Yo ahora ya estoy "ocupada" jeje.

No es que no me conecte, es que paso del ordenador.. estoy entretenida con otras cosas..

Dejaré de hacer planes si.. volveré a ser la chica improvisación!! jaja

Anónimo dijo...

El orgullo es veneno en sangre emanado de un corazón envenenado.

Si un amor te intoxica quizás lo mejor sea seguir tu camino, sin esperar que llegue otro nuevo amor, simplemente caminar por nuevos senderos, mientras el suero del tiempo va purificando lo dañado.

Un buen día después de tantas impurezas en sangre crees que mueres de dolor... sufres mucho pero al fin y al cabo te acordás que dentro tuyo hay un guerrero que antes no estaba dispuesto a rendirse ante nada ni nadie.

Entonces caes en la cuenta de que antes desviabas tu propio camino, dejando de lado tus sueños por esa personita que creias tan especial.

Te levantas para pelear, sabes que tienes que volver intantar cumplir tus sueños, en el camino ya aparecerá alguien que te ayude a realizarte... mientras tanto eres feliz con las pequeñas cosas de la vida... en menos de lo que esperas aparecerán muchas personas dispuestas a hacerte feliz, porque te lo mereces.

Lo que trato de decir es que no vale la pena amar cuatro años y después no poder olvidar hasta que esa persona se casa (3 años sufriendo... para qué?!) ese fue mi caso.

Espero que te sirva mi ejemplo.Te quiero amiga.

Se feliz.

"El Uruguayo"